8 estrategias para reducir los riesgos financieros de tu empresa

8 estrategias para reducir los riesgos financieros de tu empresa

abril 11, 2016 | Sara Luengo Ruiz
  • Share on Facebook
  • Share on Google+0
  • Share on LinkedIn0
  • Email this to someone
  • Tweet about this on Twitter

    Hacer crecer una empresa no es tarea fácil, hay que realizar multitud de operaciones en el día a día y, además, invertir.

    Cuando queremos invertir, inevitablemente estaremos dispuestos a asumir riesgos financieros. Esto implica tener que desarrollar una estrategia que nos ayude a no fallar.

    Los mercados financieros están repletos de amenazas procedentes de las constantes variables que lo forman, por eso es que tendremos que tener más cuidado.

    Además, cuando hablamos de invertir, directamente estamos hablando de la incertidumbre que no podemos confundir con el riesgo.

    “La incertidumbre existe siempre que no se sabe con seguridad lo que ocurrirá en el futuro. El riesgo es la incertidumbre que “importa” porque incide en el bienestar de la gente….. Toda situación riesgosa es incierta, pero puede haber incertidumbre sin riesgo”. (Bodie, 1998).

    Algunas veces la solución es fácil y otras no tanto. Por esta razón y si quieres mejorar realmente las finanzas de tu empresa, toma nota de las siguientes medidas que podrás seguir para reducir en gran medida tanto la incertidumbre como el riesgo de tus operaciones.

    ¿Qué es un riesgo financiero?

    Cuando hablamos de riesgo nos referimos a posibilidad que existe de surgir un acontecimiento adverso y sus consecuencias para nosotros.

    Hay que dejar claro que como este concepto es bastante amplio, nosotros solo nos vamos a referir a los riesgos financieros, para explicar cómo podemos controlar aquellas consecuencias financieras que sean negativas para un negocio.

    Tipos de riesgos financieros.

    • Riesgo de mercado. Asociado a las variaciones que sufren los mercados financieros, y en el que podemos distinguir:
      • Riesgo de cambio: serán las consecuencia de la volatilidad del mercado de divisas.
      • Riesgo de tipo de interés: serán las consecuencia de la volatilidad de los tipos de interés.
      • Riesgo de mercado: para referirnos de una manera más específica a la volatilidad de los mercados de instrumentos financieros tales como acciones, deuda, derivados, etc.
    • Riesgo de crédito. Aquel que se refiere a la posibilidad de que una de las partes de un contrato financiero no cumpla con sus obligaciones contractuales.
    • Riesgo de liquidez o de financiación. Abarca el hecho de que una de las partes del contrato financiero no pueda obtener la liquidez que necesita para asumir sus obligaciones a pesar de disponer de activos (que no puede vender) y la voluntad de hacerlo.
    • Riesgo operativo. La posibilidad de que ocurran pérdidas financieras, ya sea por algún fallo o alguna insuficiencia de los procesos, personas, sistemas internos, tecnología,etc.

    cycle

    Existen 3 formas de asumir un riesgo:

    • Transferir el riesgo: Trasladamos el riesgo a otra parte. Mediante la venta de ese activo o contratando una póliza de seguros.
    • Evadir el riesgo: Simplemente no exponerse al riesgo que se haya identificado.
    • Retener el riesgo: Asumimos directamente el riesgo y tendremos que tomar la decisión de cómo vamos a cubrir las posibles pérdidas.

    Ninguna de estas estrategias es más ventajosa que la otra, todo dependerá del tipo de actividad que estemos realizando y el tipo de riesgo al que están orientadas.

    ¿Cómo disminuir tu riesgo financiero? Control y gestión.

    Es normal si eres empresario que intentes reducir al máximo el riesgo que pueda correr tu empresa, para no encontrarte con problemas financieros a largo plazo.

    Esta es una de las cuestiones que más suele preocupar a los empresarios a la hora de hablar del sustento de la empresa. Y lo entendemos perfectamente porque toda la compañía podría derrumbarse con tan solo cometer un error.

    Es imposible eliminar por completo la existencia de riesgos, pero sí es posible disminuirla. Por eso, y yendo directamente al grano, hemos hecho una lista, breve pero de gran utilidad, que te ayudará, si no a reducir, al menos a poder controlar y gestionar los riesgos que corre tu empresa.

    1. Evalúa la rentabilidad de cada inversión. Esto es algo que nunca debes olvidar. Tienes que tener siempre en cuenta que, cuanta mayor información poseas sobre las operaciones, menor será el riesgo.
    2. Anticípate al futuro. Sabemos que esto es algo imposible, pero en referencia al punto anterior, puede que nos acerquemos bastante a lo que puede ocurrir más adelante si tenemos una gran información que nos ayude a comparar situaciones, toma de decisiones y estrategias.
    3. Diversifica. Algo fundamental que nunca puede faltar en toda estrategia de control de riesgos es la diversificación. Esto lo podemos hacer mediante el planteamiento de inversiones de varios tipos, por ejemplo, inversiones de alta peligrosidad que compenses otras de muy bajo riesgo. Esto hará que tengas una cartera de inversiones más amplia y que puedas obtener mejores resultados, de una forma más segura.
    4. Evalúa los resultados obtenidos. No debes olvidarte de esto, es muy importante que cada vez que obtengas los resultados de una operación los estudies con detenimiento para analizar lo que está ocurriendo. ¡Esto nos podrá también ayudar a predecir el futuro!
    5. Cuenta con un equipo profesional. La administración de tus cuentas merece un conocimiento especializado sobre las nuevas tendencias financieras.
    6. Siempre podrás proteger algunos de tus activos mediante la contratación de seguros.
    7. El hedging. En la misma línea que la diversificación, también podemos combinar algunos activos de una misma cartera, con el objetivo de que las variaciones de unos contrarresten las del resto.
    8. Establecer coberturas. Nos referimos a aquellas operaciones que consten de divisas diferentes al euro, donde una variación en la cotización seguramente pueda tener un coste financiero alto.

    Nuestro consejo: Mejorar las finanzas de tu empresa, a través de la inversión y así obtener mejores resultados. Para ello, hay que asumir un riesgos.

    Evaluar un riesgo, desarrollar una estrategia y reducirlo al máximo.

    ¿Te has planteado llevar a cabo estas estrategias? Si hasta ahora tenías otro método para disminuir el riesgo de tus operaciones, ¡Cuéntanoslo!

    • Share on Facebook
    • Share on Google+0
    • Share on LinkedIn0
    • Email this to someone
    • Tweet about this on Twitter