Diferencia entre factoring y confirming

Diferencia entre factoring y confirming

diciembre 07, 2015 | Sara Luengo Ruiz
  • Share on Facebook
  • Share on Google+0
  • Share on LinkedIn0
  • Email this to someone
  • Tweet about this on Twitter

    Hoy en día es fundamental para cualquier empresa desarrollar una buena gestión de la tesorería, sobre todo si eres una pyme.

    Generalmente, las pequeñas y medianas empresas no pueden permitirse contratar a un profesional financiero que lleve dicha gestión. Por eso, es necesario que como empresario conozcas cómo crear un valor añadido a tu empresa mediante algunos productos financieros, a la vez que cuidas tus relaciones comerciales para asegurar una larga vida a tu negocio.

    Por ello, queremos que conozcas un par de herramientas que podrán ayudarte a agilizar el proceso de tus operaciones: El Factoring y el Confirming. Dos sistemas de cobro y pago respectivamente que ofrecen algunas entidades a sus clientes.

    Factoring y confirming

    ¿Pero por qué interesarte en agilizar tus operaciones? Crecimiento.

    Seguro que te resulta familiar que uno de los principales problemas que te puedes encontrar como empresario, es el tiempo que tardas en cobrar las facturas de tus clientes. Porque normalmente estos no pagan en un corto plazo, sino que te dejan a deber esa factura durante un período de tiempo, que suele ser de entre 30 a 120 días.

    Mientras tanto, no podemos dejar de desarrollar nuestra actividad y, para ello, necesitaremos una liquidez que permita pagar nuestras actividades del día a día, como son los pagos a proveedores, los salarios, gastos de luz… Así, como empresarios tendremos que buscar la manera de encontrar una fuente de financiación que le ayude a obtener esa liquidez.

    Liquidez = Fuente de financiación

    ¿Por qué relacionar la liquidez directamente a las fuentes de financiación?

    Como decíamos, para que puedas dinamizar tus operaciones operaciones diarias, necesitarás una liquidez y esta solo las podrás conseguir a través de las fuentes de financiación.

    Si miramos a nuestro alrededor, el sistema financiero se ha modernizado mucho en la forma de ofrecer estos servicios. Queremos ayudarte a tener un poco más claro cuáles son las soluciones que pueden ofrecer las entidades para facilitarnos solvencia y que así podamos seguir creciendo.

    Es imprescindible que conozcas dos de las fuentes de financiación más utilizadas entre las compañías actualmente: el Factoring y el Confirming. Ambos podrán resultarte muy útiles a la hora de realizar tus operaciones empresariales.

    Estos sistemas muchas veces se confunden, por eso vamos a explicarlos de manera más sencilla para que, al terminar de leer, podamos decidir si necesitamos o no una de estas herramientas de financiación para nuestro negocio.

    financiacion alternativa

    Dos sistemas, dos finalidades

    En primer lugar, no debemos creer que Factoring y Confirming sirven para gestionar las mismas operaciones, ya que son dos sistemas totalmente distintos.

    Pero, ¿Cómo funcionan?

    Para conocer más allá ambos sistemas, es fundamental que primero sepamos cómo funciona cada uno de ellos. Así eso, vamos a hacer un análisis comparativo que nos permita ver las ventajas e inconvenientes de ambos, y así saber cuál es el que mejor podría adaptarse a nuestras necesidades.

    Factoring:

    Podemos empezar definiendo el Factoring como:

    Instrumento de financiación a corto plazo, destinado a todo tipo de empresas que, paralelamente al servicio de carácter financiero, desarrolla otros de gestión, administración y garantía por la insolvencia de los deudores de los créditos cedidos.
    – Definición establecida por la Asociación Española de Factoring

    Ahora bien, para que lo podamos entender un poco mejor, aunque el Factoring es un sistema bastante tradicional, ya que sus primeras apariciones fueron alrededor del siglo XVII en Norteamérica. Su desarrollo ha permitido que hoy lo podamos considerar como la herramienta “moderna” que actualmente utilizan las pymes para organizar y llevar al día sus facturas.

    Debemos tener en cuenta, que el Factoring puede presentarse de dos formas diferentes: Con recurso o sin recurso. Prácticamente hablando, esto va a depender de la persona que asuma el riesgo de las operaciones. Veamos en qué se diferencian estas dos formas en caso de que quisiéramos contratar alguno de ellos:

    • Con recurso:
      en esta modalidad, la empresa factoring no responderá en ningún momento en caso de impago por parte de nuestros clientes. Es decir, no asume el riesgo de los deudores (nuestros clientes) en la operación comercial y la asumiremos nosotros.
    • Sin recurso:
      por el contrario, si contratamos el factoring sin recurso nosotros no asumiremos en ningún momento el riesgo de insolvencia por parte de nuestros clientes. Ahora será la empresa factoring la que asuma todo el riesgo de la operación.

    Ahora, podemos pasar a explicar qué agentes actúan en este sistema para entender mejor cómo funciona. Para ello, debemos conocer tres figuras fundamentales:

    La forma en que se relacionan estos tres agentes en el Factoring será la siguiente:

    Factoring VS Confirming

    En primer lugar, una empresa cedente (será nuestra pyme) contrata el sistema de Factoring a una empresa factor para cederle sus derechos de cobro. Esta se encargará de gestionar los cobros que la empresa cedente tiene con sus clientes, haciéndolos llegar de manera anticipada.

    Ahora, la empresa factor será la encargada de asumir el riesgo de insolvencia, a cambio de esto, recibirá el cobro de una comisión de factoraje.

    Pero veamos qué ventajas reales son las que presenta este método si lo quisiéramos contratar.

    Ventajas

    • Su ventaja principal, como venimos hablando anteriormente, es conseguir liquidez a corto plazo, para continuar con nuestras operaciones.
    • Podremos conseguir una manera más estable a la hora de cobrar. Ahora será un banco o empresa de factoring la encargada de pagar por nosotros.
    • Al contratar Factoring sin recurso, estaremos reduciendo en gran medida el riesgo para nuestra empresa, al no asumir la deuda de nuestro cliente.
    • Tendremos disponible el asesoramiento financiero y comercial por parte de una entidad profesional (Factor).
    • Al trasladar todos estos trámites a otra empresa, podremos centrarnos en otras tareas.

    Pero no todo es color de rosa, a la hora de elegir un sistema de ayuda financiera, también debemos tener en cuenta qué desventajas presenta y si nos va a compensar en un futuro.

    Inconvenientes

    • Resulta ser un pago adicional al que debemos hacer frente por este servicio. Pudiendo llegar a ser un servicio muy costoso.
    • La entidad factor nos va a imponer una serie de requisitos y compromisos a largo plazo que deberemos seguir.
    • En algunas ocasiones, la negociación de los pagos con los clientes puede ser más difícil cuando lo hace la empresa factor. Y, con ello, podremos perder el control de los cobros que se tramitan.
    • Además, la relación con los clientes se empieza a enfriar, llevando a un empeoramiento del vínculo.
    • Uno de los inconvenientes que debemos tener en cuenta, es que este sistema nos va a obligar a anticipar todas las facturas que se vayan generando. Sin tener en cuenta las necesidades reales de anticipo que tiene nuestra empresa.
    • Numerosas comisiones que van a apareciendo durante todo el proceso, como por ejemplo en la emisión de nuevas facturas.

    Confirming

    Ahora, podemos pasar a analizar la segunda herramienta para poder compararlas y sacar una conclusión sobre cada una.

    De nuevo podemos hacer una definición genérica sobre el término:

    Es una alternativa a otros sistemas de pago, que permite simplificar los trámites administrativos y financieros y ofrecer financiación a los proveedores.
    – Asociación Española de Factoring.

    Para que conozcamos un poco de dónde viene el Confirming, esta es una herramienta más moderna e innovadora, introducida en España por el Banco Santander, que tiene la patente del nombre y la marca – confirming®.
    Las empresas que utilizan este sistema dejan en manos del banco la gestión de sus pagos a sus proveedores.

    Aunque no suele ser determinante para nuestra empresa, debemos tener en cuenta que en este caso, como en el Factoring, también existe Confirming con o sin recurso:

    • Sin recurso:
      Nuestro proveedor tiene la certeza de que va a cobrar y no corre ningún tipo de riesgo. En este caso, como es lógico, la entidad confirming nos va a reclamar a nosotros el pago para proveedores.

    • Confirming con recurso:
      Este suele darse en caso de que no exista confianza entre empresa-entidad financiera. En esta ocasión, en caso de impago se le cargará directamente al proveedor.

    Pasemos a ver qué agentes en el Confirming, y cuál sería nuestro papel como empresa que contrata el servicio:

    Factoring

    Básicamente, el Confirming desarrolla el mismo sistema que el Factoring, con la principal diferencia de que ahora se realiza sobre los proveedores de una empresay ya no sobre sus clientes. Por eso, también nos podemos referir a éste como Factoring de Proveedores.

    En esta ocasión los agentes que actúan son los mismos que vimos en Factoring pero con diferentes denominaciones por su forma de actuar.

    Para que decidirnos a contratar el Confirming, debemos proponer a nuestros proveedores este sistema de cobro anticipado para que lo lleve a cabo una entidad de crédito. Ahora ésta se encargará por nosotros, del pago de las facturas emitidas por nuestros proveedores.

    Puede parecer que con este sistema sea solamente el proveedor quien saque un beneficio pero, por supuesto, son muchas las ventajas que nosotros podemos encontrar en él.

    ¿A quién va dirigido este tipo de sistemas financieros?

    Es importante que seamos realistas a la hora de querer contratar alguno de estos sistemas financieros, todo dependerá de las necesidades que tengamos como empresa.

    Obviamente, el Factoring y el Confirming no están dirigidos al mismo tipo de empresa, siendo más adecuado para unas que para otras.

    El Factoring será más apropiado si somos una pyme, con una actividad estable y, a ser posible, con ventas repartidas entre varios clientes. Normalmente para pymes que buscan financiación a corto plazo porque, aunque nuestra actividad sea estable, el volumen de negocio aún no es suficiente para recibir pagos de los clientes a largo plazo.

    Por otro lado, si somos una empresa grande, el Confirming será perfecto para nosotros. Sobre todo si tenemos una una amplia cartera de proveedores, a los que asegurar el pago de sus facturas y por eso queramos simplificar el sistema de pagos a estos.

    Conclusión

    Por lo tanto, llegados a este punto tenemos claro que estos dos sistemas son similares pero opuestos, ya que es fundamental que tengamos siempre una visión clara de quién es la persona que asume el riesgo para poder sacar el mayor provecho de ambas herramientas.

    Además, no debemos focalizarnos solamente en este tipo de formas de financiación ya que el desarrollo de estas herramientas va encadenado a la aparición de otras nuevas e innovadoras formas de financiarnos a corto plazo.

    Esto nos lleva a hablar del mundo de la financiación alternativa.

    La financiación alternativa surge como una nueva manera más sencilla e innovadora de resolver nuestros problemas financieros a partir del uso de la tecnología. Esto esdebido a que tanto el Factoring como el Confirming, son sistemas que pueden afectar al credit score de nuestra pyme, además de ser sistemas bastante lentos y de establecer comisiones.

    Ahora que ya sabemos cómo funcionan las herramientas más tradicionales, es importante que valoremos estas nuevas opciones, ya que presentarán menos inconvenientes y podrán mejorar el desarrollo de las operaciones de nuestra empresa.

    • Share on Facebook
    • Share on Google+0
    • Share on LinkedIn0
    • Email this to someone
    • Tweet about this on Twitter