ETFs: Qué son, ventajas y desventajas para el inversor

ETFs: Qué son, ventajas y desventajas para el inversor

marzo 20, 2019 | NoviCap
  • Share on Facebook
  • Share on Google+0
  • Share on LinkedIn0
  • Email this to someone
  • Tweet about this on Twitter

    Un Exchange Traded Fund o ETF es técnicamente un fondo de inversión que cotiza en bolsa, es decir, una mezcla entre una acción y un fondo. Esto supone que al adquirir participaciones de un ETF compramos una cesta de valores, como en cualquier fondo de inversión tradicional, con la particularidad de que su precio varía como el de una acción. Te lo explicamos con más detalle en este post.

    Los ETF pueden comprarse a cualquier hora y cotizan en el mercado bursátil todo el día, al igual que las acciones. Esto ofrece la ventaja de conocer el precio de la participación en el momento exacto de dar la orden de compra.

    La adquisición de una participación de un ETF equivale a adquirir, de una sola vez, todas las acciones en ese índice de referencia específico. Por ese motivo, al comprar participaciones de un Exchange Traded Fund se conoce con precisión lo que se compra.

    Para una mayor transparencia y sencillez en la gestión, los ETF aparecen representados por el valor de una fracción (décima o centésima) de su índice de referencia. Es decir, si un índice está en los 13.000 puntos y su Exchange Traded Fund tiene el valor de la centésima parte de su cotización, rondará los de 130 €. Hay que destacar que su valor “rondará” los 130 euros y no tendrá exactamente ese precio por los siguientes motivos:

    • El valor de la participación disminuye ligeramente por las comisiones de gestión y depósito.
    • Se aplican comisiones y costes adicionales, como las de compra-venta de las acciones por parte de la sociedad gestora para crear las participaciones del ETF.
    • Las acciones integrantes del ETF pagan dividendos que aumentan el valor de la participación.
    • El cobro de los dividendos se coloca en renta fija y genera intereses, por lo que el valor de la participación también aumenta.

    Los ETF tienen un precio teórico (según los factores apuntados anteriormente), pero sus precios reales dependen de oferta y demanda. Normalmente son muy similares,  aunque si el real es superior al teórico, el gestor adquirirá acciones, creará participaciones y las pondrá a la venta hasta que los precios se equilibren. En caso contrario, cuando el precio del ETF es inferior a su valor teórico, el gestor comprará participaciones, las dividirá y las venderá para buscar el equilibrio. Las características más importantes de los ETF son estas:

    • Su valor evoluciona en función de su índice de referencia.
    • Carecen de inversión mínima y se adquieren participaciones completas.
    • No se aplican comisiones por suscripción ni por reembolso.
    • Las comisiones que hay que pagar son las aplicables a cualquier compra-venta de acciones en el mercado en que cotiza el ETF.
    • No tienen fecha de vencimiento, por lo que pueden mantenerse de manera indefinida.

    Hay que subrayar que un ETF replica un índice, aunque no necesariamente tiene compradas las acciones por las que se compone dicho índice. Así, en el supuesto caso de que un ETF replicase al Ibex 35, en lugar de acciones de Telefónica cotizando en la bolsa española, podría componerse de futuros sobre acciones de dicha compañía y acciones de Telefónica compradas en otra bolsa extranjera.

    • Share on Facebook
    • Share on Google+0
    • Share on LinkedIn0
    • Email this to someone
    • Tweet about this on Twitter