Descuento de pagarés: te lo explicamos todo

Descuento de pagarés: te lo explicamos todo

noviembre 30, 2015 | Caterina Llopart
  • Share on Facebook
  • Share on Google+1
  • Share on LinkedIn16
  • Email this to someone
  • Tweet about this on Twitter

    Descuento de pagarés

    ¿Sabías que los pagarés nacieron en las ciudades del norte de Italia durante la Edad Media para evitar el riesgo de llevar efectivo en largos desplazamientos por caminos plagados de bandoleros? Es verdad, los pagaré existen desde tiempos inmemoriales pero con los años, el pagaré se ha ido formalizado y se ha amparado en la legalidad. En este post, aprenderemos qué es un pagaré, qué tipos de pagaré existen y qué significa descontar un pagaré.

    ¿Qué es un pagaré?

    El pagaré es un título de crédito por medio del cual una persona o varias se obligan a cubrir una cantidad señalada, dentro de un plazo convenido, a favor de otra persona denominada beneficiario. No es obligatorio aceptar un pagaré, se puede pedir otra forma de pago a la hora de revisar el contrato.

    Es decir, en el proceso de un pagaré intervienen dos sujetos:

    • Librado:
      O deudor. Es la persona que se compromete a pagar la suma de dinero.
    • Beneficiario:
      Es la persona a cuya orden debe hacerse el pago de la suma de dinero estipulada en el pagaré.

    En el proceso puede intervenir un tercer sujeto, el avalista, que garantiza el pago del pagaré pero la gran mayoría de pagarés emitidos no cuentan con un avalista.

    Los pagarés pueden endosarse, es decir, el legítimo beneficiario transmite a otra persona o endosatario, los derechos de cobro derivados de éste. El endosatario, se convierte pues en el nuevo beneficiario.

    ¿Pero qué mejor manera de entender un pagaré que viéndolo?

    A continuación podéis ver cómo es un pagaré y cuáles son las partes que lo conforman para poder contemplar la legalidad:

    1. La palabra pagaré.
    2. El lugar de pago y la fecha de su vencimiento.
    3. La suma que se promete pagar en número y letra.
    4. Nombre del beneficiario.
    5. La firma del suscriptor o suscriptores.
    6. Identificador de la barra de truncabilidad: Este número permite tratar informáticamente el pagaré. Este sistema facilita la realización comercial por vía telemática.
    7. El lugar y fecha de su expedición de pago.
    8. CCC y Código IBAN de la cuenta del emisor.

    Si estáis interesados en conocer más requisitos legales sobre los pagarés, los encontraréis en la Ley cambiaría y del cheque

    No hay que confundir los pagarés con la letra de cambio o los cheques. Aunque son documentos parecidos, existen algunas diferencias entre ellos.

    Diferencias entre pagaré, cheque y letra de cambio

    Descuento Pagares

    Una de las diferencias que tenemos que tener clara entre la letra de cambio y el pagaré es que en la letra pueden intervenir hasta tres sujetos: el librado, el deudor y el librador, más conocido como el individuo que ordena que el librado cumpla el pago fijado. En cambio en el pagaré sólo intervienen dos: el librado y el deudor.

    Notebook

    Aquí reside una de las mayores diferencias entre ellos: El pagaré es creado por el deudor, que promete pagar una determinada cantidad al librado. En cambio, la letra de cambiola crea el librador que obliga al deudor a pagar. Además, las letras de cambio no tienen intereses. Es decir, la promesa del pago de la cantidad adeudada no se ve aumentada por los intereses.

    En el pagaré intervienen sólo dos sujetos, en la letra de cambio tres

    El cheque, por su parte, es bastante distinto del pagaré. En los cheques siempre es necesario que intervenga un banco: el librado le ordena a la entidad bancaria que abone una determinada cantidad de dinero al deudor. Depende de qué tipo de cheque sea, el banco avala el cobro de la mismo. En este caso, el cheque lo crea el librado y como en la letra de cambio, intervienen los mismos tres sujetos.

    Si queréis conocer más acerca la letra de cambio y pagaré lo encontraréis aquí.

    financiacion alternativa

    Tipos de pagarés

    La legalidad contempla diferentes tipos de pagaré según quién los emite, su forma de emisión y su fecha de cobro.

    Según quién los emite:

    • Pagarés de empresa:
      Los emitidos por empresas, normalmente para conseguir una fuente de financiamiento rápida.
    • Pagarés de entidades de crédito:
      Pagarés emitidos por estas entidades que son más accesibles que otro tipo de pagarés.

    Según su forma de emisión: Ahora es cuando necesitaréis aplicar el término “endoso” del que hablábamos antes.

    • Pagaré a la orden:
      Se puede transmitir mediante endoso a un tercero, es decir, se pueden descontar (adelantar el cobro) en una entidad de financiación o banco sin ningún problema.
    • Pagaré no a la orden:
      Una persona es titular del derecho pero con la expresa prohibición de transmitir a otros por medio de endoso. Se puede transmitir por cesión ordinaria. Si se quiere descontar este pagaré, se tiene que comunicar al emisor del pagaré por vía notarial y el tiene el derecho de oponerse. Si no se opone, se entiende que llegado el momento de su vencimiento, hará efectivo el pago al tercero que lo ha adquirido. Si queréis conocer más a fondo las diferencias entre el pagaré a la orden y no a la orden lo encontraréis en este post anterior.
    • Pagaré nominativo:
      Sin cláusula a la orden, son similares a los pagaré a la orden.
    • Para abonar en cuenta:
      Tiene una cláusula que indica que se ha de abonar en cuenta.
    • Sin vencimiento:
      Pagaré con vencimiento a la vista, se cumplimenta la fecha de vencimiento en el momento que se cobra.
    • Cruzados:
      Sólo se pueden cobrar por el legítimo tenedor por medio de abono en cuenta o por ventanilla si se es cliente de la entidad librada.

    Según su fecha de cobro:

    • Pagarés a la vista:
      Deben ser pagados en el momento de su presentación para cobro.
    • Pagarés a plazo variable de su fecha de emisión.
    • Pagarés a día fijo y determinado:
      Se determina con precisión la fecha de pago.

    ¿Ya os ha quedado todo más claro?

    Pues bien, aunque parece una buena forma de pago, la mayoría de beneficiarios se encuentran con dos preocupaciones principales a la hora de aceptarlos. La primera es;

    ¿Cómo garantizo que cobraré mi dinero al vencimiento de la fecha si el pagaré no está avalado?, y la segunda; ¿Podré cobrar mi dinero de forma adelantada si lo necesito antes?

    Pero tranquilos, existe una solución: El descuento de pagarés. (Link NoviCap)

    ¿En que consiste el descuento de pagarés?

    El descuento de pagarés es un servicio que ofrecen los bancos o las entidades de financiación que permite cobrar al beneficiario dicho pagaré con antelación a su fecha de vencimiento y en algunos casos, asegurarse el cobro del mismo.

    El descuento de pagarés soluciona problemas de liquidez

    Este servicio, soluciona problemas de liquidez y otorga validez a un documento que hasta el momento de cobro no tenía ninguna valía. Descontar pagarés es una manera de conseguir el dinero de una forma rápida y además elimina el problema de la inseguridad en el cobro.

    El descuento de pagarés es un servicio muy recurrido por pequeñas y medianas empresas, así como por autónomos, debido a sus reducidas sumas de liquidez y su difícil acceso al crédito.

    Cuando una empresa o autónomo decide descontar un pagaré para conseguir liquidez antes del vencimiento efectivo de este, puede elegir entre dos opciones: el descuento con recurso o sin recurso.

    Pagaré con recurso o sin recurso

    • Descuento con recurso:
      El beneficiario que descuenta el pagaré recibe dinero por parte de la entidad financiera, pero responde de la solvencia del emisor del pagaré. De esta forma, estará obligado ante la entidad a pagar en caso de que el librado no haga frente al pago del mismo.
    • Descuento sin recurso:
      El beneficiario que descuenta el pagaré no responde de la solvencia del emisor. Una vez se haya descontado, es la entidad financiera quien se hace cargo del impago y ya no puede reclamar al antiguo beneficiario.

    Cuatro ventajas de descontar pagarés

    ¿Aún no estáis seguros sobre descontar vuestros pagarés? Aquí tienes tres motivos por los que deberíais hacerlo.

    • Flexibilidad:
      Permite descontar pagarés en concreto en lugar de tener que vincular toda la facturación.
    • Olvídate de los impagos: Una vez descontado un pagaré, la mayoría de las empresas de financiación asumen el riesgo de impago. No pueden volver a reclamarte que les pagues aquello descontado.
    • Mejora ratios de balance: Reduce el saldo de los clientes y por tanto, disminuyen los plazos de cobro. Es de mencionar que si se descuenta a través de un banco mejorará la ratio de balance pero a la vez, aumentará vuestra deuda. En cambio, si se descuenta a través de una entidad de financiación alternativa, mejorará la ratio de balance sin aumentar la deuda.
    • Rapidez: Consigue solucionar problemas de liquidez de forma rápida.

    Ahora que ya sabéis qué es un pagaré, qué tipos hay y cómo se descuentan, es necesario saber en quién confiar a la hora de hacerlo. Todo dependerá de qué entidad se adapte mejor a vuestras necesidades y convenga más a vuestra empresa.

    ¿En quien confiar: bancos o entidades financieras?

    pulso

    Las entidades de financiación alternativa son mucho más rápidas que los bancos en realizar el trámite. Los bancos realizan muchas comprobaciones para garantizar que no haya impagos que ralentizan el proceso. Las entidades de financiación alternativa, la gran mayoría especializadas en descuento de pagarés y anticipo de facturas, tienen un atención personalizada y rápida que no se encuentra en las entidades bancarias.

    Tampoco realizan tantas comprobaciones, normalmente los estudios de las entidades de financiación alternativa centran el estudio en el librado y no tu empresa. Los bancos realizan estudios tanto de vuestra empresa como del librado. Normalmente, las entidades de financiación no piden garantías, los bancos sí.

    Pero no todo son puntos a favor para las entidades de financiación alternativa, al ser los bancos más grandes que estas entidades, se pueden encontrar algunos beneficios. Los bancos siempre podrán ofrecer muchos más servicios complementarios para vuestra empresa que las entidades de financiación alternativa. Además, los bancos suelen aceptar un rango más amplio de empresas que las entidades; tanto por tamaño como por sector. Por ejemplo, siendo una empresa grande es más difícil que os encaje el tipo de financiación que esperáis con las que os ofrecerán las entidades de financiación alternativa. Seguramente, si vais a un banco encontraréis una oferta que os encaje mejor.

    Eso sí, los bancos aplican elevados costes adicionales en comparación a las entidades de financiación alternativa. Estas son más transparentes y normalmente sólo aplican una tasa de descuento. En los bancos nos pueden llegar a cobrar hasta cuatro tipo de comisionesdiferentes y a veces de forma oculta.

    La afectación de nuestra empresa en la CIRBE es también un tema a tener en cuenta a la hora de descontar pagarés. Si se hace a través de bancos, sí que afecta a la CIRBE, si se hace a través de entidades de financiación alternativa, no. Esto sucede porque por ley, los bancos están obligados a informar de la deudas bancaria incurridas por las empresas.

    Descuento Pagares

    Y vosotros, ¿Tenéis pagarés que queréis descontar o cualquier duda sobre descuento de pagarés? NoviCap, como plataforma online especializada en descuento de pagarés, cuenta con un equipo de profesionales dispuestos a ayudaros. ¡Llámadnos! Y recordad que si os ha gustado este post no olvidéis compartirlo con vuestros amigos en Twitter, Linkedin o Facebook.

    • Share on Facebook
    • Share on Google+1
    • Share on LinkedIn16
    • Email this to someone
    • Tweet about this on Twitter