Descuento de letras de cambio

Una letra de cambio, es un efecto comercial, emitido o recibido por una persona física o jurídica, que al igual que los pagarés o recibos, admiten la operación de descuento de efectos, proporcionando liquidez inmediata.

En este tipo de documento existen tres intervinientes: Por un lado estaría el librador, que es la persona que emite la letra a favor de sí mismo o de un tercero (tomador), y en contra de un deudor (librado), que es el que hará efectivo el pago a su vencimiento.

¿Qué es el descuento de letras de cambio?

El descuento de una letra de cambio, es una operación mediante la cual la empresa con el documento en su poder, acude a una entidad financiera con el objetivo de endosarle la letra, a cambio de recibir el adelanto del importe.

Previamente, la empresa ha de ser cliente habitual de la entidad financiera, la cual confiando en su capacidad de pago, y habiendo aceptado el endoso, admite la letra para su descuento convirtiéndose en la nueva beneficiaria del documento.

Ventajas del descuento de letras de cambio?

El descuento de efectos es una operación muy común en el día a día de las empresas para conseguir financiación a corto plazo. La empresa es una entidad activa y viva, por ello necesita movimiento de forma regular en su circulante. La mayoría no pueden permitirse el lujo de esperar hasta la fecha de vencimiento para presentar los efectos al cobro, por ello la operación de descuento, en este caso de una letra de cambio, supone una gran ventaja para cualquier organización.

Sin duda el adelanto del importe por parte de la entidad financiera, contribuirá al correcto funcionamiento empresarial.

Inconvenientes del descuento de letras de cambio

Por otra parte, la empresa pierde parte del valor nominal del documento al efectuar el descuento, ya que la entidad bancaria descontará del importe total, una parte correspondiente a intereses y a comisiones de gestión.

La cantidad a deducir dependerá del montante total inscrito y acordado en el momento del relleno de la letra de y también del tiempo que falte para hacer efectivo su cobro. Esto quiere decir que la empresa por obtener el dinero de forma inmediata, está renunciando a la totalidad del importe que figura en el documento.

Por otra parte, al aceptar el endoso de letras de cambio, está obligada a responder en caso de impago por parte del librado.

¿Qué ocurre en caso de impago?

Si cuando llegue la fecha de vencimiento del efecto este no se hiciera efectivo, y el librado o deudor no atendiese el pago del importe, la entidad financiera tiene el derecho a cargar esta cantidad impagada directamente en la cuenta de la empresa más unos gastos adicionales por su devolución.

Si esto ocurriese, la empresa podría actuar por dos vías para reclamarle el pago al deudor o librado:

1- Efectuar el protesto de la letra

En este caso se optaría directamente por la vía legal, llegando a un litigio judicial contra el acreedor de la deuda.

2- Negociar el cobro directamente con el deudor

Concediéndole un aplazamiento en el tiempo, una renovación de la letra o cualquier otra opción que convenga a las dos partes sin llegar a un procedimiento judicial.

En cualquier caso, la letra de cambio es un documento que aunque actualmente se encuentra en desuso con respecto a otros efectos comerciales como el pagaré, sigue aportando grandes ventajas económicas para la empresa permitiendo cadenas de endosos y una liquidez inmediata.

  • 0

    Nos interesa tu opinión sobre el artículo

    How it works video

    ¿Buscas financiación?

    Gratis y sin compromiso