Factoring con recurso

Qué es el factoring con recurso

Muchas veces no nos queda totalmente claro en qué consiste el factoring, y menos cuando nos dicen que además tiene algunas variantes y tipos. Uno de estos es el factoring con recurso, con su opuesto que es el factoring sin recurso. Este quizá te suene algo más porque es el más demandado por las empresas a las entidades de factoring. Vamos a explicar por qué el factoring con recurso es menos utilizado por las pymes y otras grandes empresas a la hora de obtener financiación de forma que a la vez podamos entender en qué consiste el factoring sin recurso de manera fácil.

El factoring con recurso es uno de los tipos de factoring que lleva a cabo el sistema de factoring como ya hemos contado anteriormente. Lo diferenciamos simplemente por el hecho de quién es la persona que asume el riesgo de las operaciones. Es decir, hablamos de factoring con recurso porque la empresa de factoring no asumirá en ningún caso el riesgo de impago por parte del deudor. Simplemente se encargará de tramitar y gestionar el cobro de las facturas de su cliente

Esto hace que el riesgo vaya a recaer solo y exclusivamente sobre el cliente de la empresa que factor, quien solicitó en un primer momento el servicio. Por tanto, en caso de impago, este devolverá el impago a la empresa de factoring en caso de que el deudor no acabe pagando.

¿Qué es el factoring?

¿Qué tal si hacemos primero un repaso sobre qué es el factoring? Vamos a dejar las cosas claras desde el principio y hagamos un breve recordatorio sobre qué es exactamente el factoring para nuestra empresa.

Bien, el factoring simplemente consiste en adelantar ciertas cantidades de dinero que una entidad factor ofrece de manera anticipada a una empresa que lo solicita, a cambio de un tipo de interés o comisiones.

Es una herramienta que las empresas utilizan en caso de falta de pago a tiempo por parte de sus clientes, ya que estos en muchas ocasiones dejan a deber el pago por los servicios o productos que compran. Este es un inconveniente para las empresas que quizá necesiten el efectivo en un momento determinado.

En el proceso de factoring existen 3 agentes diferentes:

  • Una empresa cedente, que es quien solicita el servicio de factoring por la falta de liquidez.
  • Un empresa factor, aquella que facilita el anticipo del efectivo a tiempo para que la empresa lo pueda utilizar como mejor le convenga.
  • El cliente de la cedente, es decir, el deudor, quien se ha retrasado en pago y quien destinará esos pagos retrasados a la empresa factor para que la deuda termine de ser pagada.

Ciertas cosas a tener en cuenta del factoring:

  • Límite en las operaciones de la empresa cedente.
  • Límites a la hora de pagar por parte de los deudores.
  • La empresa cedente y el factor firmarán un contrato que explique el procedimiento que se va a llevar a cabo y posteriormente se le informará al deudor.
  • El cliente remite sus operaciones mediante correo electrónico o documentación física la cantidad establecida.
  • Es importante estar informados de quiénes asumirán el riesgo de las operaciones porque no siempre lo asume la empresa factor.
  • Cualquier empresa que genere cuentas a cobrar tendrá la posibilidad de hacer factoring

Ventajas del factoring con recurso

Como hemos dicho, el factoring con recurso mantiene algunas diferencias del factoring sin recurso, y aunque este último es más utilizado, el primero también tiene algunas ventajas que le pueden hacer bastante atractivo:

  • Validez para todo tipo de pagos, en cualquiera de sus formas. Como transferencias, recibos, etc.
  • Validez para cualquier sector de actividad al que se necesite aplicar
  • Su compatibilidad con otros servicios que lo puedan complementar si no es lo totalmente flexible que desearíamos. Por ejemplo con otras formas de financiación alternativa como es el anticipo de facturas, que lleva a cabo un sistema mucho más inteligente.
  • 0

    Nos interesa tu opinión sobre el artículo

    How it works video

    ¿Buscas financiación?

    Gratis y sin compromiso