Anticipo de facturas: una buena práctica para tu empresa

Según un estudio realizado por la revista online Pymes y Autónomos, la falta de liquidez es un problema que afecta al 83% de las pymes de nuestro país.

Los largos términos de pago que irrumpen el ciclo de compra-venta entre las empresas, hacen que el resto de sus operaciones se vean afectadas por la falta de liquidez momentánea.

Ante este problema, que afecta sobre todo a las PYMEs, se decide recurrir al anticipo de facturas ya que se ha convertido en una de las soluciones preferidas para resolver este tipo de problemas. Pues les permite acceder de forma más directa al capital de sus facturas.

Anticipo de facturas, ¿de qué estamos hablando?

Una definición que nos ayude a entender en qué consiste el anticipo de facturas podría ser la siguiente:

El anticipo de facturas es una fuente de crédito a corto plazo que, normalmente, utilizan las pymes para asegurar su liquidez y poder financiar el resto de sus operaciones Esto es muy importante, porque mantener un buen flujo de caja permite crear reservas para la empresa. De esta manera se puede gestionar mejor la solvencia de la entidad.

Es muy importante tener en cuenta que el anticipo de facturas es uno de los tipos de financiación que en la mayoría de casos las pymes combinan con otros servicios financieros ofrecidos por otras entidades. ¡No son incompatibles!

La característica principal de este sistema, es que convierte inmediatamente las facturas en disponible para la empresa. Además, evita el coste de oportunidad de no poder destinar dichos fondos a otros usos, como por ejemplo la búsqueda de oportunidades de inversión rentables.

¿Cómo utilizar el anticipo de facturas?

En España, se tarda una media de 83 días en pagar las facturas a los proveedores, por lo que muchas pequeñas y medianas empresas (pymes) encuentran dificultades a la hora de crecer y poder mantenerse como empresa.

Una de las soluciones viables ante este problema de solvencia es el anticipo de facturas que, como decíamos, consiste en vender éstas o los pagarés pendientes de cobro, a personas que puedan adelantar ese efectivo.

Estas personas pueden presentarse de dos maneras según la entidad a la que solicitemos el servicio:

  • Bancos, que tradicionalmente han adelantado las facturas de los clientes que se lo solicitan.
  • Inversores privados, externos a la entidad a la que se solicite el anticipo. Quienes comprarán esa factura a cambio de un interés. Esta es la nueva forma que están desarrollando muchas compañías para facilitar el servicio. De esta manera, el empresario recibe el pago por adelantado sin necesidad de esperar a la fecha de cobro impuesta por sus clientes.

¿Qué beneficios ofrece el anticipo de facturas a las pymes?

En primer lugar, para entender mejor cómo funciona el proceso de anticipo de facturas debemos preguntarnos:

¿Qué inconvenientes se le presentan a las empresas a la hora de cobrar una factura a largo plazo?

Al ser la mayoría pequeñas y medianas empresas (PYMEs), necesitan crecer constantemente. Pero esto no será posible si los que son sus clientes emiten facturas con una promesa de pago a largo plazo (normalmente a través de pagaré o transferencia bancaria). Esto hará que no dispongan de liquidez suficiente para pagar otras actividades diarias de su negocio, como el mantenimiento de la logística o el pago a proveedores.

Este tipo de empresas emprendedoras y en crecimiento, necesitan gestionar sus flujos de caja de manera cuidadosa y eficiente si quieren crecer de manera más rápida. Esta es la principal razón por la que la financiación alternativa ha revolucionado el mundo de las pymes españolas.

Anticipo de facturas: la forma tradicional

Aún son muchas las personas que continúan resolviendo sus trámites bancarios de manera personal, dirigiéndose ellos mismos a una sucursal. Esto es debido a que los usuarios siguen sintiendo cierta desconfianza a la hora de gestionar sus trámites financieros de manera online.

Siempre han existido compañías que ofrecen un servicio de anticipo de facturas, lo que se conoce como factoring tradicional. Este lleva a cabo un mecanismo similar al que vamos a desarrollar más adelante sobre financiación alternativa. Ahora vamos a explicar qué es lo que les diferencia:

El factoring tradicional es un proceso que, aunque proporciona financiación a corto plazo, las entidades tradicionales que lo llevan a cabo establecen unos plazos que no pueden considerarse suficientemente rápidos para las empresas que lo necesitan.

  • Por un lado las entidades de factoring, a pesar de presentar precios inferiores, tardan mucho tiempo en llevar a cabo todo el proceso. Esto es debido a que obligan a la empresa a descontar todas sus facturas, con numerosos trámites y poca flexibilidad.
  • Por otro lado, las entidades privadas de factoring tradicional hacen esperar a la empresa alrededor de una semana. Sin acabar de solucionar del todo el problema de la pyme. Además, el principal problema de estas es que establecen comisiones constantes por diferentes trámites.
  • Un hecho diferenciador del factoring es que suele desarrollar sus operaciones de manera presencial, es decir, utiliza medios físicos como las sucursales u oficinas de las que hablábamos anteriormente.

Estos problemas que presentan estas entidades han incentivado la aparición de numerosas empresas dispuestas a ofrecer un servicio alternativo.

El objetivo principal de estas alternativas es: ofrecer un servicio personalizado a la empresa que lo solicita.

Anticipando solo las facturas que la pyme necesite y desarrollando todo el proceso focalizado en el cliente. Esto va a permitir a las compañías obtener el dinero que necesitan en el periodo de tiempo que más les convenga. De esta manera, las pymes pueden evitar los límites de la financiación “tradicional”.

¿A qué límites nos referimos?

Uno de los asuntos que más desanima a las empresas a la hora de solicitar financiación, es el pago de comisiones constantes por cualquier trámite, tales como comisiones de apertura, de cancelación, por el estudio de operaciones, etc.

Otro de los grandes problemas que se le puede aparecer a una empresa, es la cantidad de avales y garantías que tienen que presentar a las entidades financieras. Esto va a elevar aún más el coste de la operación y, en muchas ocasiones, implica de manera personal al empresario.

Pero todo tiene solución… Gracias a que existen nuevos procedimientos que actúan de una manera más eficiente utilizando la tecnología.

¿Quiénes están involucrados?

Existen tres agentes fundamentales que actúan como protagonistas en el anticipo de facturas, tanto en la forma tradicional como en la alternativa:

como actúan

¿Cómo actuan entre ellos?

  • En primer lugar, tenemos una empresa (Client) que a su vez tiene un cliente (Client‘s Customer) con el que tiene una relación empresarial. Este último suele pagarle a través de transferencia bancaria o un pagaré con una fecha de cobro alejada en el tiempo, dejando a la empresa sin liquidez a corto plazo.
  • Aquí es donde entran en juego las entidades de financiación (Factor). Las empresas que reciben un pagaré o factura a largo plazo recurren a estas compañías factor para cederles su derecho de cobro.
  • El factor adelanta liquidez a la empresa y asume la deuda que tiene su cliente, para cobrar la factura en la fecha que corresponde al cliente de la primera.

Anticipo de facturas y las nuevas tecnologías

Como decíamos, los sistemas de financiación tradicional no se caracterizan especialmente por usar el método online o los avances tecnológicos.

En cambio la financiación alternativa que hace posible el anticipo de facturas sí. Convirtiéndolo en un método más innovador y eficaz, además de ser mucho útil para las pymes. Porque además lo podemos encontrar en varias modalidades: El anticipo de facturas puede ser con recurso o sin recurso.

Como sabemos, hoy en día el mercado está generalmente estructurado a través de Internet. La financiación alternativa ha querido aprovechar la forma online para crear un proceso de solicitud financiera y de contratación mucho más sencillo y rápido. De esta manera podemos obtener muchas más ventajas, y ya no solo ganaremos en eficacia sino también en eficiencia, haciendo que los costes de las transacciones se vean reducidos al máximo.

‘En NoviCap usamos la tecnología como un “multiplicador de esfuerzos”, lo que permite realizar más trabajo en un lapso de tiempo mucho más corto. Nuestro enfoque en la tecnología y el hecho de que todo el proceso sea online, reduce los costes y el tiempo de todos los trámites‘ - Nicolas Overloop socio fundador de NoviCap.

  • 0

    Nos interesa tu opinión sobre el artículo

    How it works video

    ¿Buscas financiación?

    Gratis y sin compromiso