El cheque: todo lo que debes saber

¿Qué es un cheque?

La procedencia de la palabra cheque la encontramos en el francés, eschec (jaque), empleada en el ajedrez para manifestar que un jugador había derrotado a su oponente. Pero más tarde fue sustituida por otra palabra ya en inglés: check, y para ahora referirse al documento del que vamos a hablar.

Principalmente debemos tener claro que un cheque es una orden de pago que debe ponerse por escrito para dejar constancia de que va a producirse una actividad de pago. Esta se realiza entre la persona que va a recibir una cantidad estipulada en el documento, y la persona que lo expide, que tendrá que estar disponible en su cuenta bancaria.

En sus orígenes, el cheque era utilizado como medida para evitar fraudes en los bancos, ya que en ellos se incluían las firmas de quienes realizaban los depósitos y así se podrían cotejar al efectuar el cobro del cheque.

Para no confundir a nadie, aunque el cheque parezca un mero papel con una cantidad de dinero escrita, en realidad se utiliza como medio de pago que reemplaza al efectivo.

Eso sí, el cheque siempre va a tener que cumplir diferentes requisitos que se le exigen:

  1. Llevar la denominación de «cheque» inscrita en el propio documento.
  2. Suma de dinero que se va a pagar (en la moneda que se haya negociado oficialmente). Deberá estar expresado tanto en número como en letra, de haber contradicción entre ambos, prevalece el indicado en letra. En caso de haber varias cantidades escritas, prevalece la de menor cuantía.
  3. El nombre de la persona que pagará. Deberá ser un banco o entidad de crédito en la que el librador tenga fondos.
  4. El lugar en el que se va a proceder al pago.
  5. La fecha y lugar en el que se produce la emisión del cheque.
  6. Importante también la firma de quien expide el cheque (librador).

Veamos cómo viene representado con la siguiente imagen:

ejemplo descuento cheque

Por lo tanto, el cheque es un documento que equivale a dinero efectivo para realizar un pago. Si la fecha de cobro es la misma que la de expedición, podemos cobrarlo en ese momento acudiendo a una entidad bancaria.

Podemos considerar el cheque como uno de los documentos considerados como descuento de efectos ya que también existe la posibilidad de descontarlo. Esto significa que pueden existir cheques que posean una fecha futura impidiendo su cobro en el mismo momento en que se obtiene el documento.

Ahora podemos entender por qué muchas veces se habla de descuento de cheque. Básicamente se utiliza como herramienta de financiación. Sirve para conseguir liquidez, normalmente para empresas pequeñas y medianas. Estas la utilizan para optimizar su sistema de gestión de cobro y así obtener una mayor flexibilidad a la hora de gestionar el crédito que le dejan sus clientes.

Con este servicio, la empresa puede conseguir liquidez sin tener que esperar a la fecha que su cliente quiera pagarle. Al acudir a otra entidad, esta gestiona el cobro del pago y adelanta la cantidad establecida.

¿Qué nos quieren decir con la tasa de descuento?

La tasa de descuento determina el valor actual de un pago futuro. Existe una práctica empleada por algunas instituciones, normalmente tradicionales, que permiten al cliente depositar un cheque en su cuenta y después retirar algunos fondos contra ese cheque sin que aún se haya tramitado.

Pero para llevar a cabo esto, existen una serie de reglas que garanticen la seguridad de la entidad financiera, por ejemplo el banco.

Vamos a explicar a qué nos referimos con un ejemplo: si queremos estar protegidos de cheques falsos, se necesita que cualquier cheque que se presente para descontar no sea un cheque personal, sino que debe ser girado contra una institución financiera sin antecedentes pendientes de pago.

Descuento de documentos.

Debemos aclarar que el descuento no se refiere solo al cheque. Es posible descontar varios y diferentes documentos que no tienen por qué ser un cheque. Por ejemplo el descuento de pagarés, de facturas… etc.

La acción de descontar consiste en la valoración de un determinado documento, de los que ya hemos mencionado anteriormente, que posee una cuantía de dinero que aún no se ha cobrado y que se quiere adelantar. Esa valoración conlleva una serie de intereses que benefician a una de las partes que ayudan a facilitar liquidez de manera anticipada.

Dependiendo del tipo de documento, el procedimiento se llamará de una manera u otra, pero la acción es prácticamente similar: se realiza una actividad por la que se emite un documento de cobro a largo plazo. Para poder cobrarlo antes de la fecha indicada se recurre a una entidad que permita la posibilidad anticipar la cuantía que se necesita mediante el adelante de la cantidad.

Estamos de acuerdo en que el procedimiento puede ser similar entre los distintos documentos, pero ¿cuál es la verdadera diferencia?

Diferencia entre cheque, pagaré y letra de cambio.

Presta atención al siguiente cuadro comparativo, de un simple vistazo podrás descubrir las diferencias entre un cheque, un pagaré y una letra de cambio:

comparativa financiacion circulante

Tipos de cheque.

Los cheques pueden ser de diferentes tipos:

  • Al portador. El beneficiario del dinero será quien posea el documento.
  • Nominativo. El beneficiario es la persona o empresa a cuyo nombre está el cheque. Este se entrega a otra persona mediante un endoso, esto significa que el principal beneficiario recibe el documento con el nombre de otro beneficiario y lo firma. Estos además pueden ser:
    • A la orden: se permite su endoso o traspaso a otra persona.
    • No a la orden: no se puede transmitir mediante ningún endoso.

Existen otro tipo de cheques que se pueden considerar “especiales”:

  • Cheque cruzado. Solo se puede cobrar a través de una entidad bancaria.
  • Cheque para abonar en cuenta. Solo se podrá cobrar si se abona en una cuenta bancaria, nunca en efectivo.
  • Cheque conformado. La entidad bancaria responsable de hacer el pago asegura que la cuenta de la que se extraerá el dinero tiene fondos y se asegura el cobro.
  • Cheque bancario. Quien lo firma (librador) es la propia entidad bancaria que deberá pagar (al librado).
  • Cheque ventanilla. No son en sí un cheque, pero los podemos considerar como una parte del mismo. Ya que significan que el cheque se ha recibido, es decir, el cheque que lleva consigo un aviso.

Además al emitir un cheque hay que tener cuidado con la fecha, porque puede que a la hora de cobrar no podamos hacerlo inmediatamente, es lo que se llama cheque diferido.

Ahora que entiendes en qué consiste un cheque y cómo funciona, ¿crees que aceptar un cobro mediante este método es lo mejor para ti?; ¿cuál de todos te ha convencido más? ¡Plantéatelo!

Muchas veces puede que la salida más inmediata sea aceptar un cheque. Existen muchas entidades que realizan este servicio de manera profesional y podrás comparar.

Nosotros trabajamos para poder ayudar a las PYMEs, por eso utilizamos los mejores métodos de financiación, como es el anticipo de facturas a través de la tecnología para poder facilitarle el trabajo a los emprendedores y empresarios que lo necesitan.

La forma más transparente y ágil que encontrarás actualmente.

  • 0

    Nos interesa tu opinión sobre el artículo

    How it works video

    ¿Buscas financiación?

    Gratis y sin compromiso