Empresas de factoring

Para toda empresa, es fundamental agilizar el proceso de sus operaciones a través de una buena gestión de su tesorería y que finalmente su negocio pueda crecer. Y ¿cómo hacer esto? A través de las empresas de factoring.

¿Pero de qué hablamos cuando decimos empresas de factoring?

Primero vamos a analizar cómo funciona el factoring para, más adelante, entender cómo actúan las empresas que llevan a cabo este sistema.

Cuando una empresa recurre una entidad de factoring, normalmente significa que tiene alguna urgencia de financiación y necesita conseguir liquidez a corto plazo. Por lo tanto la empresa de factoring o factor podrá decidir si le presta o no ése dinero.

Generalmente las empresas de factoring tienen un límite máximo de crédito para cada uno de los deudores de su cliente y en base a esto, les asignará un determinado precio.

Ambas empresas deberán mantener informado al deudor que deberá entregar directamente sus cheques, letras o pagarés a la empresa de factoring a partir de ahora.

Al desvincularse de su cliente, la empresa recibirá la liquidez del préstamo en función de las condiciones establecidas previamente en el contrato firmado con la empresa factor.

Las principales características de las empresas que solicitan el factoring son:

  • Empresas con clientes habituales.
  • Que estos clientes les paguen tarde, mediante pagaré por ejemplo.
  • Empresas con clientes poco estables en sus pagos y que quieran evitar incertidumbre.
  • Empresas que hayan agotado su cobertura con el banco.
  • Empresas que trabajen para el sector público o privado indiferentemente.

Empresas de Factoring

Las empresas que practican el factoring suelen ser bancos, cajas de ahorros u otras entidades especializadas en este servicio.

Entonces, a la hora de asumir el anticipo financiero que necesitan las empresas, habrá que asumir también una serie de condiciones como:

  • Riesgo del crédito.
  • Riesgo de cambio de moneda, en caso de ser necesario.
  • Gestión del cobro.
  • Gestión del crédito y asesoramiento de la compañía aseguradora.
  • Asesoramiento a su cliente sobre la salud financiera de los deudores.

Pero no solo existen condiciones para la empresa de factoring, en la mayoría de los casos, las empresas que solicitan este servicio encuentran más del doble de condiciones y exigencias por parte de estas entidades a las que tendrán que hacer frente según se va avanzando todo el proceso.

Veamos solo algunas de ellas para hacernos una idea con la siguiente lista como ejemplo:

  • Papeleo:

    • Copias de los informes: 30-50€
    • Copias de la documentación legal: 80-100€
    • Verificación de crédito del deudor: 15€
    • Cargo por no presentar las facturas o cualquier otra documentación que se necesite dentro de las 72 horas en que se requiera: 40€
    • Honorarios de notaría: dependiendo de la cantidad establecida.
  • Comisiones de factoraje:

    • Comisión por el estudio del riesgo de la operación: 15-50€
    • Comisión de apertura de la línea de factoring: 1-2% sobre valor nominal
    • Interés sobre el importe adelantado: 3-7% TAE
    • Solicitud de cobro fuera del proceso habitual: 100-200€
    • Intereses por demora: 1% mensual
    • Comisión por cancelación del contrato de factoring: dependiendo de la cantidad establecida.
  • Venta Cruzada:

    • Coste de asegurar las facturas de los clientes que se actualizan: pudiendo a llegar a duplicar el coste de financiación.

Solo teniendo toda la información sobre qué es y cómo se desarrolla el factoring podrás decidir si es lo más apropiado para tu empresa.

  • 0

    Nos interesa tu opinión sobre el artículo

    How it works video

    ¿Buscas financiación?

    Gratis y sin compromiso