Factoring sin recurso

No queremos que las empresas puedan confundirse a la hora de solicitar financiación en alguna entidad. Decimos esto porque son muchas las veces que no tenemos del todo claro algunos conceptos financieros que aparecen cuando tenemos que gestionar la tesorería de nuestra empresa. Por ejemplo el factoring, y mucho menos cuando nos dicen que este tiene varios tipos o modalidades.

Una de estas variantes es el factoring sin recurso, el que normalmente una empresa utiliza cuando solicita un servicio de factoring a secas, y muchas veces ni lo sabe. En oposición a este se encuentra el factoring con recurso que, aunque no sea tan utilizado, también es importante conocerlo.

Por lo tanto, vamos a explicar el factoring sin recurso ya que, como decíamos, es el más demandado por la mayoría de las empresas a la hora de querer obtener financiación.

¿Qué es el factoring sin recurso?

El factoring sin recurso es uno de los tipos de factoring , pero eso no significa que el procedimiento no sea el mismo, ya que el factoring sin recurso no es más que una cesión de crédito para que una empresa pueda conseguir liquidez a tiempo.

Lo que le diferencia del factoring con recurso es que en este caso, la empresa factor será quien asuma todo el riesgo en caso de impago por parte del deudor, siempre y cuando sea por causas ajenas a su cliente. Este es el sistema más utilizado normalmente por las empresas dentro de todos estos tipos de factoring. Ya que no se verán afectadas en caso de impago y les beneficia en su negocio.

En este tipo, el riesgo de insolvencia por parte del deudor se asume hasta el límite de cobertura que se haya establecido en el contrato previamente.

¿En qué consiste el factoring?

Antes de empezar, vamos a hacer un repaso sobre qué es el factoring, nunca está de más dejar todos los conceptos claros, sobre todo si se trata de temas tan importantes como es la gestión de la tesorería de nuestra empresa.

El factoring básicamente consiste en adelantar una cantidad de dinero que una entidad factor es capaz de anticipar a una empresa que se lo solicita. En retribución, recibirá un tipo de interés o comisiones.

Es una herramienta que las empresas utilizan en caso de falta de pago a tiempo por parte de sus clientes, ya que estos en muchas ocasiones dejan a deber el pago por los servicios o productos que compran. Este es un inconveniente para las empresas que quizá necesiten el efectivo en un momento determinado.

Podemos encontrar 3 tipos de personas que actúan en todo el proceso:

  • Cedente, la persona o empresa que solicita el servicio de factoring por alguna necesidad de liquidez.
  • El factor, o empresa que facilita el efectivo anticipado de manera que llegue a tiempo a la empresa que lo solicita para que lo pueda utilizar.
  • El cliente, es decir, la empresa deudora, aquél que tenga que realizar el pago retrasado a la empresa factor para que la deuda termine de ser pagada.

Ciertas cosas a tener en cuenta del factoring:

  • Límite en las operaciones de la empresa cedente.
  • Límites a la hora de pagar por parte de los deudores.
  • La empresa cedente y el factor firmarán un contrato que explique el procedimiento que se va a llevar a cabo y posteriormente se le informará al deudor.
  • El cliente remite sus operaciones mediante correo electrónico o documentación física la cantidad establecida.
  • Es importante estar informados de quiénes asumirán el riesgo de las operaciones porque no siempre lo asume la empresa factor.
  • Cualquier empresa que genere cuentas a cobrar tendrá la posibilidad de hacer factoring

Ventajas del factoring sin recurso

Es lógico que al ser la modalidad más demandada por las empresas, sea la que mayores beneficios ofrezca, aunque eso sí conlleva un coste mayor. Vamos a ver cuáles son:

  • Permite conseguir el pago de facturas de manera anticipada pero además consigue que el riesgo de impago se ceda totalmente a una tercera empresa.
  • Despreocupación de la empresa que lo solicita a las posibles sanciones o eventualidades que un proceso como este pueda producir, aunque esto suponga un precio mayor que las operaciones con recurso.
  • Además, con el factoring sin recurso se podrá reducir la información obtenida de la contabilidad, eliminando del activo la cuenta de clientes y su financiación encadenada.
  • 0

    Nos interesa tu opinión sobre el artículo

    How it works video

    ¿Buscas financiación?

    Gratis y sin compromiso