Línea de crédito: ventajas e inconvenientes

¿Es una línea de crédito una solución para la empresa?

Una póliza de crédito es una alternativa de financiación a corto plazo que las entidades financieras ponen a disposición del cliente con un límite pactado y durante un tiempo determinado, en el cual se irá haciendo uso de los fondos en función de la necesidad.

Dentro de las cuentas de crédito existen diferentes modalidades. En este caso vamos a analizar las líneas de crédito así como las ventajas e inconvenientes que supone para la empresa contar con una.

Definición de una línea de crédito

Una línea de crédito es aquella operación que se materializa a través de una póliza formalizada ante notario, mediante la cual la entidad financiera se compromete a poner a disposición del cliente, una cantidad determinada de dinero durante un plazo preestablecido, que suele oscilar entre seis meses y un año. Comúnmente su funcionamiento recuerda al de una cuenta corriente, ya que la totalidad del dinero está depositado en la cuenta en todo momento, y el saldo va disminuyendo a medida que se va retirando.

La diferencia principal y a tener muy en cuenta, es que este saldo no pertenece al cliente sino al banco. Esto significa que durante el período de vigencia de la línea de crédito, el cliente podrá disponer de los fondos cuantas veces le haga falta sin superar el límite establecido, pero cuando llegue el momento del vencimiento, todo lo extraído deberá ser repuesto con el fin de regularizar la situación y posiblemente prorrogar otro año más el disfrute de la póliza.

Ventajas para la empresa de una línea de crédito

  • La flexibilidad

Esta es quizás la característica más ventajosa de contar con una línea de crédito. Durante la vigencia de la póliza el cliente puede hacer cuantas disposiciones considere (siempre que no sobrepase el límite), de diferentes importes en función de la necesidad de cada momento.

  • Inmediatez

El acceso al dinero es inmediato, ya que se encuentra depositado en una cuenta de crédito a nombre de la empresa, esto evita los tiempos de espera permitiendo la correcta funcionalidad de la organización.

  • Comodidad

Debido a que su operativa es similar a la de una cuenta corriente, una gran parte de las empresas la utilizan para financiar gastos corrientes de circulante, como el pago de nóminas, reparaciones de maquinaria imprevistas, pago a proveedores o cualquier circunstancia de liquidez que pueda surgir.

Posibles inconvenientes de una línea de crédito

Los principales inconvenientes de la línea de crédito son los gastos que lleva asociados, que suelen ser más elevados que otras vías de financiación. Analicemos los principales…

  • Gastos de no disponibilidad

Aunque en una línea de crédito la entidad financiera facilita al cliente un saldo determinado, él puede decidir no usarlo en su totalidad. De esta forma, la lógica sería pagar unas determinadas comisiones en función de la cantidad utilizada, sin embargo, la realidad es otra. La mayoría de las entidades bancarias aplican también una serie de gastos por la no disposición, esto significa tener que pagar también por lo que no se ha necesitado.

Aunque pueda parecer injusto, la política del banco considera que independientemente de su uso, han puesto a disposición del cliente una cantidad determinada de fondos de forma inmediata, y esto implica un coste.

  • Gastos de formalización

Al contrario que una cuenta corriente que se firma en la propia entidad, las líneas de crédito suelen requerir su formalización ante un fedatario público. Esto supone sin duda, un gasto extra.

  • Comisión de apertura

Este gasto existe, ya que se trata de una vía de financiación para la empresa. Suele aplicarse un porcentaje sobre el límite total disponible.

  • Interés sobre lo dispuesto y excedido

En el caso del interés que se aplica sobre lo dispuesto, suele ser una media sobre el saldo utilizado.

El Interés de excedido, ocurre cuando las necesidades de liquidez del cliente sobrepasan el límite fijado en la póliza. Suele ser superior al interés dispuesto ya que equivale a los gastos demora.

En cualquier caso, la mayoría de las empresas agradecen contar en su balance con una línea de crédito, entendida como una herramienta de gran utilidad, que vela por el mantenimiento de la actividad normal de la compañía. La clave reside en actuar con cautela y tener claro las causas para que debe y no debe ser utilizada.

  • 0

    Nos interesa tu opinión sobre el artículo

    How it works video

    ¿Buscas financiación?

    Gratis y sin compromiso