El Papel del Socio Capitalista

¿Por qué una empresa puede necesitar un Socio Capitalista?

En tiempos de crisis económica, muchas empresas y autónomos han tenido que cerrar sus puertas cesando su actividad laboral, sin embargo también han ocurrido cosas positivas como que la recesión y falta de recursos han supuesto un trampolín para el emprendimiento.

Debido a la revolución de las nuevas tecnologías, la mayoría de los sectores que conocemos se están reinventando y con esta tendencia, surgen innovadores proyectos que necesitan financiarse sin bancos para poder desarrollarse.

Aquí es donde entra en juego la figura del “socio capitalista”

¿En qué consiste el papel del Socio Capitalista?

Debido al escenario de crisis económica, la mayoría de entidades bancarias se cerraron a la concesión de crédito. Fue entonces cuando muchas empresas se sumergieron en el caos de la falta de liquidez, sin embargo surgieron nuevas figuras y oportunidades de financiación, una de ellas es la del socio capitalista.

Un socio capitalista es aquella persona física o jurídica que deposita fondos propios en el capital de una o varias empresas, con el fin de obtener unos beneficios y un cierto control e información sobre el modelo de negocio.

Hoy en día, esta figura puede llegar a confundirse con la de un Business Angel, ya que ambos aportan capital a una iniciativa emprendedora a cambio de, por una parte asumir un riesgo y por otra, recibir futuros beneficios. Sin embargo los business angels suelen mostrar un alto grado de implicación en los proyectos por los que apuestan, y el socio capitalista puede hacerlo o no.

Analicemos entonces cómo actúa un socio capitalista a la hora de invertir su capital:

La Persona es la protagonista…

A la hora de invertir en un negocio, más allá de analizar el sector en el que ejercerá su actividad, lo primordial es fijarse en la persona o equipo de personas que lo van a llevar a cabo. No debemos olvidarnos que las marcas son un reflejo de los individuos que las hacen posibles, por ello resulta fundamental, informarse sobre la trayectoria profesional de esas personas, su experiencia y conocimiento del área de negocio a emprender. Una vez tengamos claras todas estas cuestiones, podremos valorar nuestra decisión de si será buena idea convertirse en su socio capitalista.

Invertir con conocimiento…

Seguramente todos conocemos casos de personas que han invertido todos su ahorros en sectores de los que no tenían apenas información, pero que en su día apostaron por ellos, simplemente porque alguien les dijo que eran buenísimas inversiones al tratarse de industrias en auge.

Esto suele ser un grave error. Es fundamental antes de invertir, poseer algún tipo de experiencia y conocimientos sobre el área en la que vamos a depositar nuestro capital, y si no la tenemos y aún así nos interesa la operación, debemos formarnos adecuadamente antes de tomar la decisión final.

Socio Capitalista Activo…

Hasta hace no mucho tiempo, el término de socio capitalista se relacionaba con el concepto de rentista pasivo, es decir, aquella persona que depositaba su capital en un negocio determinado, sin interactuar con el mismo y con el único objetivo de ver recompensada su inversión a través de beneficios.

Con los nuevos tiempos y la llegada de las nuevas tecnologías esto también ha cambiado. La mayoría de los socios capitalistas de hoy en día son personas activas, preocupadas e interesadas por la actividad y desarrollo de los proyectos por los que apuestan mostrando en alguna casos, altos grados de implicación y compartiendo agenda de contactos, experticia en el mercado, conocimientos específicos…etc.

El Socio Capitalista es una gran alternativa para todos aquellos proyectos necesitados de liquidez que han sido rechazados por las tradicionales fuentes de financiación.

  • 0

    Nos interesa tu opinión sobre el artículo

    How it works video

    ¿Buscas financiación?

    Gratis y sin compromiso