Financiación para empezar un negocio: ¿A dónde dirigirse?

¿Necesitas financiación para empezar un negocio?

Si te estas haciendo esta pregunta, es porque indudablemente has tomado la decisión de comenzar la aventura de montar un nuevo negocio. La parte económica es la que más preocupa a la hora de emprender y no es para menos, ya que la concesión de operaciones de crédito por parte de las entidades bancarias tradicionales no está en su mejor momento. Sin embargo el elemento más importante, es crear un buen plan de desarrollo de negocio, que muestre la viabilidad del mismo y su potencial de éxito. Si esto lo hacemos así, es más probable que la parte de conseguir financiación venga por si sola.

Por donde empieza la búsqueda de financiación para nuevos negocios?

Pues aunque resulte poco común y quizás no sea lo que más nos guste, la búsqueda empieza por nosotros mismos. Esto quiere decir que si no somos capaces de apostar por nuestro modelo de negocio ¿Quien más lo hará?

En prácticamente todas las situaciones es necesario, aportar fondos propios para comenzar con la empresa, esto aporta credibilidad y confianza ante cualquier fuente de financiación alternativa que elijamos.

Después de ponernos a nosotros en primera persona como mecenas de nuestra propia iniciativa, podemos acudir a varias fuentes de financiación que complementen nuestra aportación.

Fuentes de financiación tradicionales

Nos referimos a las clásicas entidades bancarias que por lo general suelen ser más reacias a conceder operaciones de crédito. Y en el caso de que lo hagan, las condiciones y garantías exigidas suelen ser bastante exigentes.

Sin embargo ante un plan de negocio competitivo con altas posibilidades de rentabilidad y aporte de fondos propios, es posible que las posibilidades de obtener los fondos aumenten.

Ayudas y Subvenciones Estatales

A pesar de que en la época actual y como consecuencia de la crisis económica, la cantidad de ayudas y subvenciones públicas para empezar un negocio se ha reducido considerablemente, todavía siguen existiendo en todos los países fondos específicos destinados a emprendedores y comienzo de nuevos negocios. Aunque no ofrezcan el 100% del importe necesario para abrir la empresa, puede ser una añadido más a lo que ya haya conseguido por otras vías.

Business Angels

Los Business Angels son inversores profesionales privados cuya misión es dar apoyo financiero y personal a nuevas iniciativas con grandes posibilidades de éxito y rentabilidad. Suelen implicarse de una forma muy activa en todos los proyectos por los que apuestan aportando su experiencia y conocimientos en el sector. Una gran forma de dar exposición y visibilidad a un nuevo negocio delante de estos perfiles inversores, es acudir a eventos concretos para emprendimiento y puesta en marcha de nuevas ideas.

Sociedades de Capital Riesgo

Las Sociedades de Capital Riesgo, son agrupaciones compuestas por fondos procedentes de diferentes inversores, que serán gestionados por un equipo de profesionales con el fin de conseguir altas rentabilidad a pesar de asumir un gran riesgo. A cambio la empresa que comienza, debe ceder una parte de su capital y participaciones a la sociedad durante un tiempo, que posteriormente y una vez alcanzado el éxito será devuelta a través de un proceso de desinversión.

Crowdlending

Esta modalidad de crédito se está convirtiendo en favorita para muchas personas que deciden montar un nuevo negocio y no quieren acudir a las clásicas entidades bancarias. Se trata de los préstamos P2P (pair to pair) que no son más que créditos colectivos aportados por distintos participantes. Las condiciones suelen ser menos abusivas que las de los bancos, y los tipos de interés ofrecidos, mucho más atractivos para los que deciden apostar por el proyecto.

  • 0

    Nos interesa tu opinión sobre el artículo

    How it works video

    ¿Buscas financiación?

    Gratis y sin compromiso